Conociendo Els Quatre Gats (o los Cuatro Gatos)

Nunca es mala idea en Catalunya conocer los lugares llenos de prestigio, y definitivamente Els Quatre Gats es uno de ellos. También conocido como Los Cuatro Gatos, se trata de un café de Barcelona que albergó a personas famosas durante la era modernista.

Aunque fue un lugar que funcionó como hostal y cabaret, fue restaurado a su estado original a finales de la época de los 80. La apertura de este café se produciría el 12 de junio de 1897.

La idea de abrir Els Quatre Gats es de Pere Romeu, cuyo diseño fue inspirado en un famoso café francés llamado Le Chat Noir (El gato Negro), pero Romeu quizás pensó que el gato necesitaba compañía de sus otros tres amigos.

El nombre de “los Cuatro Gatos” también deriva de la expresión que indica cuando en lugar hay pocas personas, o que un lugar es poco concurrido; igualmente la palabra gato plica para aquellos que tienen conductas un tanto peculiares.

Historia del establecimiento

Els Quatre Gats se instalaría en un edificio modernista conocido como casa Martí, diseñado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch. El local debía reflejar un espíritu jovial en el que se servía comida como si se estuviese en casa.

Luego se incluiría en el bar el toque musical, en el que se hizo presente la música de piano y ya pronto el bar se volvería famoso entre numerosos artistas e intelectuales, donde se menciona a Casas y Rusiñol, y Antoni Gaudí.

Incluso el famoso pintor Pablo Picasso comenzaría a visitar con mayor asiduidad el local, y le gustó tanto que realizó su primera exposición individual. De hecho el cartel que cuelga en la esquina de la calle se encuentra diseñado por el insigne artista.

Anécdota del cuadro principal del café

La decoración del lugar estaría a cargo de Romeu pensando un poco en el diseño de su hermano francés, siendo Romeu apoyado por amigos tales como Ramón Casas i Carbó, Santiago Rusiñol y Miguel Utrillo, artistas modernistas de finales del siglo XIX.

Ramón Casas pintaría un cuadro que se localizaría en el interior del café, titulado “Ramón Casas y Pere Romeu en un tándem”, que integraría parte de la estética que se manejaría en el café. El significado del cuadro era que para hacer las cosas bien, había que romper con lo tradicional.

Fue tal la fama que ganó este cuadro por su estética y significado, que el original se encuentra en un museo, mientras que en el café cuelga una copia por razones bastante evidentes.

Caída y despertar de Els Quatre Gats

Lamentablemente los amiguismos no llevan a ningún lugar, y Pere Romeu no lo tenía en conocimiento con motivo de su escasa ilustración en los negocios, por lo que el café cerró a tan solo 6 años de su apertura.

El resurgir de Els Quatre Gats se produciría después de la caída de la dictadura franquista, pues las políticas de seguridad para la creación de bares estaban bastante endurecidas durante la tiranía. El café fue abierto al público en 1978.

La presencia de Els Quatre Gats significó un final feliz para sus creadores, y quienes visiten Barcelona no pueden privarse del placer de visitar tan maravilloso lugar.