¿Es odio lo que sienten los catalanes hacia España?

Mucho se ha discutido en relación a la intención de separación de Cataluña de España, y se ha llegado a pensar incluso en el hecho de que hay odio de por medio, pero realmente hay odio, hay envidia, que será lo que mueve a los catalanes.

En realidad no todos los catalanes quieren separarse de España, eso hay que tenerlo claro, por ello, lo más importante es saber que hay una comunidad que se preocupa por su vecino, que quiere que en Cataluña las cosas vayan bien, como lo son los cerrajeros profesionales.
Así como los cerrajeros en esta comunidad promueven la sana convivencia y ayudan a otros a estar bien, hay una gran cantidad de catalanes, pero hay otros que creen que su felicidad está en la medida en que se separaren de España.

Pero la gran pregunta es que por que los catalanes se sienten pisoteados por España, cuando son una nación autónoma; es decir, en gran medida son gobernados por un gobierno independiente y hasta pueden sancionar leyes.

La realidad es que debe haber algo que impide a los catalanes el querer seguir siendo parte de España, para muchos es odio, para otros, ganas de querer tomar el poder en sus manos, y otras ideas un poco tomada de los pelos, pero la realidad es que cualquier idea podría ser cierta.

La idea de ser independientes nació en Cataluña hace mucho, pero en estas últimas décadas, la misma se ha venido impuesta por una cierta cantidad de políticos que han estado en el poder, y que han hecho que muchas personas crean en su proyecto de nación.

Lo que quieren los catalanes en realidad es que las cosas puedan mejorar para ellos, y no es que estén del todo mal, puesto que los países, como es el caso de España, pasan por crisis, sino que lo que hace falta es que los catalanes sigan trabajando por un mejor desarrollo.

Hasta ahora, los catalanes no se pueden quejar de cómo les ha ido, y tampoco se pueden quejar de que España en la actualidad les ha matado su lengua o sus tradiciones, ya que siempre han sido respetados por la constitución, y la prueba es que sean considerados comunidad autónoma.

En la actualidad lo que hace falta es que los catalanes se una, que puedan ver que la solución a sus problemas no está en ser independientes o no, sino esta en ellos mismos, en tratar de ser cada día mejores, ya que es mucho el tiempo que se pierde en solucionar estos problemas políticos.

Las próximas generaciones se deben sentir orgullosos de los catalanes de hoy, y no condenarlos, así que está en la consciencia de cada uno que pueda reflexionar y dejar de hacer lo que están haciendo, ya que Cataluña es sin duda una gran comunidad, y puede seguir siéndolo si cada habitante pone de su parte.